Come

Viaja a Perú a través de tu paladar

17.05.2017
Si piensas en Perú, lo primero que te viene a la cabeza es Machu Pichu. Aunque, si eres un poco foodie, también es muy probable que empieces a salivar pensando en el Ceviche. La cocina peruana se está abriendo camino a nivel mundial a pasos agigantados y para los peruanos se ha erigido como un auténtico motivo de orgullo. Pero… ¿por qué?

¿Qué tiene la cocina peruana que la hace tan especial? ¿Y qué demonios es un chifle? ¿Y un anticucho? Si quieres moverte en un restaurante peruano con la misma soltura con la que te mueves en Casa Lolo, estás leyendo el artículo acertado.

Parece que en la cocina ya está todo inventado. Ahora la tendencia es mezclar dos conceptos aparentemente muy alejados, pero que combinados en las proporciones adecuadas, ofrecen al mundo algo nuevo y fascinante (en el mejor de los casos). Gastro-Croquetería. Andulisian-Brasserie. Pizza-Nachos.

Pero la fusión no la ha inventado Pitingo. Perú lleva años combinando (con arte y sabiduría) elementos culinarios de Europa, China y Japón con ingredientes autóctonos y cocinados al estilo tradicional, dando como resultado una increíble variedad de platos y sabores diferentes. Así que, ponte la pila, Mundo. Porque cuando tú vas a recoger fruta, Perú ya ha vuelto con mermelada.

De aperitivo: unos chifles 

Los chifles son láminas muy finas de plátano frito. Tiene una textura crujiente y de gusto salado. Un aperitivo sano y delicioso que haría las delicias de Baloo, ‘el oso dichoso, oso feliz’ de El Libro de la Selva. También a veces se usa como acompañamiento a platos principales.

Una publicación compartida de Mallory Parke (@shablalala) el

El ceviche es el Rey 

El cevicheque también se escribe cebiche, sebiche o seviche (así que escríbelo como quieras, venga, anímate a hacer tu variante), es el plato nacional de Perú y se ha erigido como su símbolo tanto o más que su bandera. Si se prepara correctamente, es un Manjar de Dioses. Es un plato que por su frescor, revitaliza cuerpo y mente. Después de probarlo, te sientes como Popeye después de tomar espinacas: lleno de fuerza y energía. Y con una gran decisión para conquistar a Olivia…

Básicamente, consiste en pescado fresco que se “cuece” (o se marina, según cómo lo mires) con el ácido de la leche de tigre (una mezcla de zumos cítricos). Se puede utilizar muchos tipos de pescado en su preparación (lubina, corvina, panca, etc..) pero lo importante es que sea fresco. ¡Que le falte moverse!

Dentro de las distintas formas de prepararlo, existe una muy popular: “el tiradito”, que tiene una gran influencia japonesa, ya que el corte del pescado se asemeja al sashimi. Muy finito. Muy tiradito.

El anticucho (¿antiqué?)

Si tu credo es el espeto, el anticucho será tu religión. Este plato es una brocheta de carne adobada y tiene su origen en los puestos de la calle de Lima y Cuzco. El más famoso es el anticucho de corazón de ternera, pero también puede ser de pulpo o de hígado de pollo. Ideal para sacar a relucir la fuerza de tu dentellada. No pierdas más el tiempo, e híncale el diente a un anticucho. Seguro que te gusta mucho. Como la trucha al trucho.

Lomo saltado, que no salta

No te líes la manta a la cabeza. Este lomo ni salta, ni va a ninguna parte. El lomo saltado es un salteado de ternera que fusiona a la perfección Oriente y Occidente, ya que combina salsa de soja china con el pisco peruano, y se suele preparar en un wok. Si eres un animal carnívoro, pega el salto y devora este lomo.

Una publicación compartida de Barbi.datos (@barbi.datos) el

Croquetas Bolas de Yuca 

La yuca es un tubérculo típico de Perú, como una patata. Y con ellas se suele hacer una pasta con mantequilla, huevo y zumo de lima que luego se pasa por la sartén. Además, se pueden rellenar con otros ingredientes, como el queso. Su aspecto es parecido a unas croquetas, pero redondas. Tienen ese toque fresco y ácido, característico de la cocina peruana. Si eres croquetero, vas a tener que pedir unas bolas de Yuca. ¡Y lo sabes!

Una publicación compartida de Jonny Mejia (@jonny.photos) el

La causa de mi desvelo es ‘la causa’ 

La causa es un plato que consiste en varias capas de puré de patatas mezclado con otros ingredientes. Se puede hacer combinándolo con atún, con remolacha, con aguacate, etc.  Como le pasa al Ceviche, hay muchas formas de prepararlo. La más famosa es la causa limeña. Pero hay muchas más y todas ellas son deliciosas. Un plato contundente, para saciar a los más tragaldabas.

Una publicación compartida de Vale Alvarez (@valelee13) el

Brinda con un Pisco Sour

Nada mejor para brindar con los amigos por los buenos momentos compartidos que un Pisco Sour. El cóctel peruano por excelencia. Obviamente, su ingrediente principal es el pisco (aguardiente de uva) y toma su nombre del Whisky Sour. Se sirve muy frío, y en la parte de arriba se forma una espuma de clara de huevo que le da a la bebida un toque cremoso. Y que no te asuste lo del aguardiente, pese a todo es un cóctel suave. Chin, chin.

Una publicación compartida de Marie sarah (@_sara_sc79) el

Y de postre: suspiro limeña

Si estás a dieta es mejor que no pruebes este postre, o tu figura se esfumará en un suspiro. Canela en rama. Miel sobre hojuelas. Teta de novicia. Vamos, que es tan dulce que al tomarlo te garrapiñas y notas como se obstruyen maravillosamente tus arterias.  Suspiro limeña consiste en una crema de dulce de leche con merengue al Oporto. Se suele servir en una copa y adornado con una hoja de menta. Un postre para los más golosos.

Obviamente, existen muchos más platos. Casi infinitos. Pero esto es solo una curso introductorio para que al mirar la carta en un restaurante peruano no estés más perdido que Frodo en una joyería. ¡Buen provecho!

 

Rodrigo Merluzo

@merluzeando

Estamos madrugando por encima de nuestras posibilidades.

Estamos madrugando por encima de nuestras posibilidades.

Comentarios


Las migas de las cookies:
La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros para obtener datos de lo que haces y saber qué es lo que realmente te interesa. Nuestra política de cookies garantiza tu seguridad y tu disfrute mientras estás aquí. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que aceptas el uso que hacemos de las cookies. De lo contrario, huye sin remordimientos, que no somos rencorosos. Dale al botón si quieres conocer los intríngulis de las cookies y sus migas. Gracias por estar aquí, y feliz navegación. En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte información relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.