Sal

Una de gatos callejeros, bichos bola y niños perdidos

Me los como. Pero no en plan: qué monos. Es que me los como porque no sé dónde meterlos. Sí, es junio, otra vez acaba el colegio y otra vez no sé qué hacer con mis hijos.

Cuando eres joven y feliz y piensas en el mes de junio, una retahíla de sueños de verano conquistan tu mente, y te ves bailando y saltando Mediterráneamente como en un anuncio de cerveza. Junio evoca solsticio de verano, hogueras de San Juan, noches sin dormir y días de mojito-hamaca-baño-mojito en bucle.

Luego creces, te reproduces y junio se convierte en declarar la renta y asistir a graduaciones, festivales de fin de curso, despedidas interminables a la puerta del colegio… y solo te queda llorar por las esquinas pensando en los próximos 3 meses en los que vas a tener niños más asalvajados que Mowgli en una tribu de macacos. En serio, ríete tú de los niños perdidos; mis hijos acaban las vacaciones con los pies más curtidos que los algonquinos de pie negro.

En fin. Apasionante todo. Entonces te preguntas dónde quedó tu anuncio de cerveza bailando y saltando medio desnuda al atardecer. Pues en algún lugar del Mediterráneo, porque aquí, ni rastro.

Total, que te plantas en junio y tienes que organizar tres meses, ¡TRES!, de felicidad para tus pequeños padawans que no acaben con tu paciencia ni con tu bolsillo. Para mitigar el tema del asalvajamiento es recomendable no contar con una misma solución para los tres meses (¿he dicho ya que son tres meses?). Es decir, si los dejas en casa de tus primos del pueblo unos días está  bien, pero si se pasan los tres meses enteros en el campo, rollo unplugged, volverán cazando gatos callejeros y comiendo bichos bola. Yo aviso.

Por eso precisamente, para evitar finales fatales como el de la matanza en grupo de gato callejero y la intoxicación por bicho bola, el mundo se ha encargado de generar múltiples soluciones lúdicas, didácticas y más o menos prácticas como colonias, campamentos de verano, cursos intensivos, parques acuáticos y hasta talleres de magia, a ver si hay suerte y alguno aprende a desaparecer.

El caso es que hoy existen todo tipo de actividades infantiles que solucionan muy dignamente el asunto del canibalismo paterno filial y el del asalvajamiento por abandono en entorno rural. Lo que no hemos resuelto todavía es lo de de devolverme a mí mis atardeceres de juventud bailando y saltando en una playa como si no hubiera mañana. A ver si Atrápalo se pone las pilas con lo de la máquina del tiempo.

· HACHE ·

Mi plan es bailar hasta que todo se solucione.

Mi plan es bailar hasta que todo se solucione.

Comentarios


Las migas de las cookies:
La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros para obtener datos de lo que haces y saber qué es lo que realmente te interesa. Nuestra política de cookies garantiza tu seguridad y tu disfrute mientras estás aquí. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que aceptas el uso que hacemos de las cookies. De lo contrario, huye sin remordimientos, que no somos rencorosos. Dale al botón si quieres conocer los intríngulis de las cookies y sus migas. Gracias por estar aquí, y feliz navegación. En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte información relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.