Salvar el mundo

Tienes derecho a disfrutar

Vale. Disimula. Pon cara de que has entendido algo. Y ahora, deja esa expresión a un lado y céntrate en el significado real: eres libre. Como el sol cuando amanece. Como Julio Iglesias en Miami. Me gusta esta acepción porque no tiene que ver con normas ni leyes, ni interviene el cuerpo académico de la facultad de derecho.

Derecho: 9. Facultad del ser humano para hacer legítimamente lo que conduce a los fines de su vida.

Vale. Disimula. Pon cara de que has entendido algo. Y ahora, deja esa expresión a un lado y céntrate en el significado real: eres libre. Como el sol cuando amanece. Como Julio Iglesias en Miami. Me gusta esta acepción porque no tiene que ver con normas ni leyes, ni interviene el cuerpo académico de la facultad de derecho. Se basa en nuestra capacidad (quien más quien menos, alguna tenemos) y en los fines de la vida (la misión que todos necesitamos para dar un sentido a la nuestra). Y todo ello enmarcado en una concepción consciente y soberana de la propia existencia, que es precisamente de lo que se trata. De libertad. Libertad para elegir, para probar, para acertar, para equivocarse y para volver a empezar.

Elegir libremente es lo que nos hace grandes, enormes, gente de fiar, porque nos permite aprender y crecer. Elegir es también renunciar, es asumir responsabilidades y tomar las riendas de nuestra vida. En cierto modo sería como preguntar “¿tú navegas o vas a la deriva?”. Pues los libres son los que navegan porque eligen un rumbo y lo siguen sin miedo. Caminos hay muchos pero vida solo una, y por si esto fuera poco, hay que recordar que a algunos se les acaba antes de lo previsto. Ración doble de responsabilidad.

La incertidumbre de la muerte es lo que hace de la vida algo aún más mágico si cabe, volátil, incontrolable e impredecible, por mucho que la cabezonería humana nos tiente cada día para intentar controlarlo todo. No, pequeño Padawan, no hay control; el universo es un sistema de entropía, puro caos molecular, y tu mérito será aprender a coexistir en él.

Entra y regístrate. Un minuto puede cambiarlo todo.

Sí, amigo, el premio no es en metálico, es para el que sepa exprimir lo mejor de cada momento y cada lugar en el tiempo en que le toque vivir. El aquí y ahora es nuestra pequeña cuota de poder en la infinidad del espacio, donde podemos ejercer nuestro derecho a la libertad, lo que nunca nadie nos debería arrebatar.

El Manifiesto de Atrápalo

Tienes derecho a ser libre.

A ir donde quieras.

A estar donde te apetezca

Tienes derecho a conocer lo que no conoces.

A hacer lo que nunca has hecho.

A vivir lo que nunca has vivido.

Tienes derecho a atravesar fronteras.

A cruzar mares.

A saltar muros.

Tienes derecho a ver lo que nunca has visto.

A probar lo que aún no has probado.

A sentir lo que jamás has sentido.

Tienes derecho a recorrer los caminos que todavía no has recorrido.

Tienes derecho a irte.

A escaparte.

Tienes derecho a regresar.

Tienes derecho a disfrutar de tu tiempo.

Y si alguien te pregunta, dile que son tus derechos.

Tags : Atrápalo
mm
Canto, bailo, pinto, escribo, hablo (mucho) y me río de todo lo que no es importante. A una isla desierta me llevaría chocolate y vino, pero me lo acabaría en seguida, así que mejor me llevo una conexión wi-fi y mantenemos el contacto.