Trending topic

Rosalía arrasa en los Grammy Latinos 2018

Tal vez lo niegas, pero tu también mueves la cadera en plan “reggeaton” cuando lo oyes en la radio, o repiqueteas a compás sobre la barra del bar si suena bachata tropical mientras pides una caña.

Tal vez lo niegas, pero tu también mueves la cadera en plan “reggeaton” cuando lo oyes en la radio, o repiqueteas a compás sobre la barra del bar si suena bachata tropical mientras pides una caña. Lo latino ya no es solo cosa del otro lado del charco, y la sabrosura ya es tan nuestra como la tortilla de patatas.

Anoche mientras dormías, a las 5:00 hora española, en Las Vegas entregaban los Grammy Latinos 2018, donde se reconoció a lo más top de la música latina. Jorge Drexler se fue por todo lo alto, batiendo el récord de la edición, con tres gramófonos dorados bajo el brazo a “Mejor canción del año” y “Grabación del año” por su éxito “Telefonía”, y a “Mejor álbum cantautor” por “Salvavidas de hielo”.

Rosalía “On fire”

El flamenco y el sonido urbano se mezclaron en un arrollador espectáculo de Rosalía, que contrario a lo que dice la letra de su canción más premiada, no le fue precisamente “Malamente”. Se llevó dos Latin Grammy a “Mejor canción alternativa” y “Mejor fusión/interpretación urbana”, convirtiéndose en la segunda artista con más nominaciones de la noche. Pero no fue la única: el brasileño Chico Buarque, el mexicano Luis Miguel, el puertorriqueño Víctor Manuelle y la argentina Claudia Montero, se fueron a casa también con dos de los grandes.

Sorpresas de la noche

Luis Miguel se llevó el galardón al “Álbum del año” con “México por siempre”, aunque para decepción del público, no pudo estar presente en el evento. En cuanto a la estrella colombiana J Balvin, gran favorito que empezó la noche con ocho nominaciones, se tuvo que conformar con un solo gramófono de oro al “Mejor álbum de música urbana” por “Vibras”.

Así que esta noche no te vayas a dormir pronto, que el viernes tiene todas las letras para salir a bailar.

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.