Living

Pongamos de moda “la felicidad de existir”

Existir es un regalo. Y por muy bonita o idílica que parezca esta frase, y por muy bien que quede en la portada de tu libreta de “Mr. Wonderful”, es una verdad como un templo.

Existir es un regalo. Y por muy bonita o idílica que parezca esta frase, y por muy bien que quede en la portada de tu libreta de “Mr. Wonderful”, es una verdad como un templo. Existir es un regalo. Tú no lo has pedido, pero sin embargo eres un afortunado porque cada mañana te levantas y tienes un millón de oportunidades para comerte el mundo con patatas. Eres el piloto de tu vida. ¿A dónde te diriges?

Te recomiendo que uno de estos días pongas rumbo a la Sala Arapiles 16 de Madrid y aterrices en una magnífica obra de teatro que te va a encantar. Del 13 de diciembre al 31 de marzo podrás sentarte y disfrutar de “Óscar o la felicidad de existir”, 80 minutos de teatro intenso, “face to face” con una historia de superación, donde la esperanza es lo último que se pierde, en un mundo que para muchos no tiene salida. Óscar, un niño de diez años con leucemia, y Mami Rosa, una voluntaria llena de vida y coraje que lo visita todos los días en el hospital, protagonizan una amistad sin igual. Te vas a emocionar mientras acompañas, pegado a tu butaca como con “Loctite”, a un auténtico mini-héroe en los últimos días de su vida.

Óscar te va a enseñar a afrontar la vida incluso cuando el horizonte está más cerca de lo que te gustaría, y aprenderás que “vivir feliz” es algo que sí se puede elegir cada mañana. Este pequeño luchador encuentra en la escritura el refugio perfecto para plantarle cara al monstruo de la muerte y darte la vuelta a la tortilla. No te pierdas sus 12 cartas llenas de vivencias, alegrías y peticiones que alimentan las esperanzas y el coraje de cualquiera.

“Óscar o la felicidad de existir” te invita a bucear entre los miedos de la inocencia más pura, que lucha contra el sufrimiento con una sonrisa ejemplar. Explora cada uno de sus temores y aprende a valorar las cosas que realmente importan en la vida.

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.