Pienso en Australia y en sus paisajes de lo más diferentes, desde playas paradisíacas hasta desiertos de arena roja o pantanos y humedales.

La señal es fácilmente interpretable

Habitada desde hace más de 40.000 años por los aborígenes, esta tierra austral es un tesoro para los viajeros. Su cultura única transporta directamente al Tiempo de los Sueños, el momento en el que, según su mitología, los ancestros totémicos crearon el mundo.

La fauna de Australia es única en su especie (¡nunca mejor dicho!). Animales que sólo existen allí, surgidos del aislamiento de esta gran isla (valga la redundancia), como los famosos canguros o koalas, y algunos más extraños o peculiares como los ornitorrincos o los ualabíes.

Australia es un destino que requiere tiempo, aunque sea por la distancia que lo separa de nuestro país.

Una playa cerca de Cairns, frente a la Gran Barrera de Coral

Después de tantas horas de vuelo vale la pena poder relajarse y disfrutar de la gran variedad de paisajes que nos ofrece. El Outback, la Gran Barrera de Coral, y ciudades como Sydney, son de visita obligada.

Sydney es la ciudad más grande y poblada del país, y la más antigua también. Valen la pena la Ópera o el puente del puerto, o un paseo por sus parques o barrios históricos y disfrutar de sus increíbles playas.

La Ópera de Sydney es inconfundible

Y de Sydney a Ayers Rock, una formación rocosa espectacular en pleno Outback australiano. Uluru es un lugar mágico donde la luz del sol transforma los colores conforme va pasando el día. Hay que admirar esta maravilla natural al amanecer y al atardecer, y sentir toda la magia que transmite.

Australia es sin duda un destino único. Así que, por si te apeteciera pensar en un viaje, te proponemos varias opciones.

Pienso en Australia y en sus paisajes de lo más diferentes, desde playas paradisíacas hasta desiertos de arena roja o pantanos y humedales.

La señal es fácilmente interpretable

Habitada desde hace más de 40.000 años por los aborígenes, esta tierra austral es un tesoro para los viajeros. Su cultura única transporta directamente al Tiempo de los Sueños, el momento en el que, según su mitología, los ancestros totémicos crearon el mundo.

La fauna de Australia es única en su especie (¡nunca mejor dicho!). Animales que sólo existen allí, surgidos del aislamiento de esta gran isla (valga la redundancia), como los famosos canguros o koalas, y algunos más extraños o peculiares como los ornitorrincos o los ualabíes.

Australia es un destino que requiere tiempo, aunque sea por la distancia que lo separa de nuestro país.

Una playa cerca de Cairns, frente a la Gran Barrera de Coral

Después de tantas horas de vuelo vale la pena poder relajarse y disfrutar de la gran variedad de paisajes que nos ofrece. El Outback, la Gran Barrera de Coral, y ciudades como Sydney, son de visita obligada.

Sydney es la ciudad más grande y poblada del país, y la más antigua también. Valen la pena la Ópera o el puente del puerto, o un paseo por sus parques o barrios históricos y disfrutar de sus increíbles playas.

La Ópera de Sydney es inconfundible

Y de Sydney a Ayers Rock, una formación rocosa espectacular en pleno Outback australiano. Uluru es un lugar mágico donde la luz del sol transforma los colores conforme va pasando el día. Hay que admirar esta maravilla natural al amanecer y al atardecer, y sentir toda la magia que transmite.

Australia es sin duda un destino único. Así que, por si te apeteciera pensar en un viaje, te proponemos varias opciones.