Amas la ciudad. Que los del segundo piso te pidan sal cada dos días, escuchar los golpes del vecino cuando te pasas con el volumen de la música, ir con prisa a todos lados y encontrarte por el camino al camión de las basuras para amenizar el trayecto. Vivir en la ciudad es apasionante.

Pero entonces llega el día en que te das cuenta de que algo ha cambiado. Entre tanto caos se descubren sonrisas que pasan a toda velocidad frente a ti, con la melena al viento, por los carriles bici. Barcelona está feliz, estrena “Bicing” y se nota. Un montón de novedades se abren a todos aquellos que cada mañana eligen pedalear a cualquier otro medio de transporte. Prepárate para descubrir cada uno de los detalles.

1. Pedalea non-stop

Se te acabaron las excusas a la hora de subirte a la bici, porque el servicio va a estar abierto 24 horas los 365 días del año. Así que ya sabes, cuando el insomnio llame a tu puerta, deshazte de las sábanas y atrévete con una pedaleada nocturna.

2. Llega a todos los rincones

El nuevo servicio de “Bicing” dispondrá de un total de 425 estaciones, repartidas por toda la ciudad; 95 más que hasta ahora. Sí, ya puedes visitar a la amiga que vive “en la otra punta” sin necesidad de hacer veintitrés transbordos y además con la suerte de que mientras te acercas a ella te pones en forma. Querrás visitarla cada día.

3. No te canses demasiado

La cifra de bicicletas eléctricas se triplica, pasando de 300 a 1.000, para que disfrutes tanto las subidas como las bajadas y no parezca que vengas del gimnasio cada vez que llegas a tu destino. Pero si eres de esos a lo que les gusta traccionar a pulmón, no sufras, un total de 6.000 bicis mecánicas también te están esperando. Ambos tipos de velocípedos están ubicados en las mismas estaciones. Podrás elegir la que quieras, cuando quieras, como quieras.

4. Nuevos modelos

Olvídate de las durezas del sillín, el roce entre el protector y la rueda, los frenos ruidosos o el cambio de marchas roto. Las nuevas bicis llegan mucho más robustas, con mejores frenos y más cómodas y ligeras. Tendrás la sensación de que vuelas.

5. Para los previsores

Se activa la opción de reserva anticipada, para todos aquellos que soñaban con bloquear una bicicleta antes de cogerla. Pues bien, ahora tienes 5 largos minutos de reserva.

6. “Money, money”

Y por último, pero no menos importante, hablemos de tarifas. Según el uso que quieras darle, puedes acceder a uno u otro plan:

Tarifa plana: por 50€ al año podrás disfrutar de ambos modelos (eléctricas y mecánicas), pero si superas los 30 minutos, tendrás que pagar 70 céntimos adicionales para la bici mecánica, y 90 para la eléctrica. Si eliges bici eléctrica aunque sean menos de 30 minutos, pagarás 35 céntimos de más. ¡Algún premio tenían que tener los que tiran de gemelos! Tarifa de uso ocasional: pagas 35€ al año, pero el coste por uso se eleva incluso en el caso de la bici mecánica.

Pedalear en Barcelona nunca fue tan fácil, así que disfruta del transporte más divertido y sostenible que te hará amar un poco más esta ciudad sin tener que correr de un lado para otro sacando la lengua.

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.