Trabajas mucho, la oficina es casi tu primera residencia y cuando escuchas las palabras “vacaciones” se te iluminan los ojos. Necesitas un respiro. Pero resulta que el primer día de vacaciones se te pegan las sábanas y el sofá te llama a gritos desde el salón. Vacaciones no es sinónimo de quedarse en casa. La Navidad está para salir a disfrutar, que la vida son dos días, y no llevas todo el año contando días festivos para quedarte en casa adornando el árbol de Navidad. Hoy te damos tres motivos para despegarte las sábanas y disfrutar de la mejor época del año, solo, en familia, en pareja o con amigos; tú eliges.

1. Para alucinar en colores

He aquí la fórmula mágica para que tus peques se queden sentados y atentos durante dos horas seguidas, con los ojos y la boca más abiertos que en la cabalgata de Reyes.  La cosa va de magia, música y sonrisas. El Circo Raluy estrena un nuevo espectáculo que te hará viajar a los orígenes de la farándula mientras alucinas con sus trucos de magia. Y es que aunque estés de vacaciones, el entrañable payaso Luis Raluy te ha preparado algún problema matemático que te sacará de tus casillas y os hará romper un poco el coco. Verás desapariciones, y acompañarás a los equilibristas más atrevidos mientras pasean tranquilamente por la cuerda floja. Esta Navidad regálate una ilusión de esas que no se pueden envolver; una ilusión de las de verdad, de las que siempre se recuerdan.

2. Para romper el hielo

Si te levantas con el pie izquierdo, cálzate unos patines y deslízate por el hielo dejando de lado todo aquello que te pueda dar dolor de cabeza. El hielo puede ser una de las mejores terapias, siempre y cuando tengas un poco de práctica y no te limites a abrazar la barandilla de madera que rodea la pista. Además, esta Navidad L’illa Diagonal estrena una pista en su patio interior, de la que podrás disfrutar hasta el 13 de enero. Te sentirás como un auténtico “skater” dibujando eses con los pies frente al Rockefeller Center de Nueva York, pero con la suerte de que no morirás de frío. La entrada cuesta solo 5€ e incluye patines. Eso sí, ¡no olvides los guantes!

3. Para darte cuenta de que tu Belén necesita reformas

Sí, tu también has heredado las figuras del Belén de tu bisabuela, y tienes algún que otro pastor cojo que se arrastra por el musgo intentado llegar al portal antes de que sea demasiado tarde. Necesitas urgentemente una renovación. La Fira de Santa Llúcia tiene todo lo que buscas para que tu pesebre brille más que las luces led de última generación. Podrás pasear entre más de 300 paradas y contemplar desde árboles de Navidad, hasta el mítico “Caga tió”, pasando por miles de figuras del Belén, de todos los tamaños. No esperes más y bucea en este mercado navideño, que tiene lugar en la Plaza de Sant Jaume hasta el 23 de diciembre, de 11:00 a 20:30 los días laborables, y de 10:00 a 21:30 los festivos y vísperas.

Sea cual sea tu excusa, aquí tienes tres motivos de peso para no quedarte en casa en Navidad. Elige emoción circense, hielo polar o mercadillo navideño y demuéstrale a tu jefe que necesitas más vacaciones con todo lo que aún te ha quedado por ver en tu ciudad.

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.