Escápate

No dirás que no tienes opciones en los Pirineos de Cataluña

Los Pirineos de Cataluña ofrecen múltiples opciones para que los amantes de la nieve disfruten en bucle con los esquís o la tabla de snow bajo sus pies.

Llega el invierno de verdad y con él un millón de sonrisas que sueñan con jerseys de cuello alto y prendas de pana, lana, plumas o cualquier material técnico que nos aísle del frío, pero sobre todo… con una buena temporada de esquí y nieve por un tubo. Cierras los ojos y visualizas los pirineos, tu lugar favorito en el mundo, y corres a tu calendario para reservar tus días blancos del año. Los Pirineos de Cataluña ofrecen múltiples opciones para que los amantes de la nieve disfruten en bucle con los esquís o la tabla de snow bajo sus pies. Por suerte, en esta zona el clima suele acompañar, y todo al que le guste este deporte sabe que no es lo mismo practicarlo con ventisca, que con un sol casi veraniego que te pide a gritos protección 50.

Si eliges unos días de nieve en Cataluña y eres un poco indeciso, te recomiendo que lances unas cuantas monedas al aire, porque tendrás que elegir entre 10 estaciones de esquí alpino, cada una con su propia personalidad. Además, este año han abierto sus puertas con un montón de novedades, y no solo podrás disfrutar de los cientos de kilómetros esquiables, sino que también podrás perderte por rutas casi inexploradas con raquetas, la solución para los menos hábiles y los más prudentes. En cualquier caso, todos sabemos que lo mejor es el mítico après ski. Si no tienes monedas a mano no te preocupes y sigue leyendo… ¿Qué tipo de “snow lover” eres?

1. ¿Kilómetros infinitos o vistas de ensueño?

Baqueira Beret destaca por ser la estación con la superficie esquiable más grande de España, con snowparks incluídos, y por tener una nieve de esas de anuncio que es la que genera más envidia en las redes sociales. Sin duda una muy buena opción. Pero si lo que te gusta a ti son las vistas y el aire puro, Boí Taüll Resort es la estación que presume de tener las cotas más altas del Pirineo catalán, llegando a los 2.751 metros en la cima de Puig Falcó. No recomendado para los que sufren de vértigo…

2. ¿Bajar entre árboles o subir en cremallera?

Si te gusta la naturaleza y quieres respirar el aire más puro, la estación de Espot Esquí es perfecta para ti. Podrás deslizarte por sus pistas rodeado de árboles (siempre que domines a la perfección la técnica). Si eres principiante ten cuidado, no vayas a ser tú el blanco perfecto de algún pino mal ubicado. Aun así, en la montaña no todo es bajar, ya que la subida también vale la pena. Vall de Núria dispone de un mítico tren cremallera con el que podrás disfrutar de los encantos del valle mientras asciendes por la montaña. Además, este año estrena recinto y espacio para su parque infantil, El Cau de la Marmota.

3. ¿Esquí alpino o snowboard?

Seguro que más de una vez te ha tentado el hecho de cambiar esquís por tabla de snow, pero te falta el último empujón. La Molina es la estación con más tradición “snowboarder” de los pirineos, y muestra de ello son las pruebas de la Copa del Mundo IPC de snowboard y esquí alpino que vuelve a acoger este año. Del 4 al 8 de marzo, y del 11 al 15 de marzo, podrás disfrutar de lo más TOP del snow y del esquí alpino respectivamente. Dispone de dos snowparks donde podrás introducirte en el mundillo del “freestyle”, tengas la edad que tengas, y si tú ya has dado el paso y lo que buscas es contagiar esta pasión a los más pequeños, podrás hacerlo en el Mini Boardercross.

4. ¿Nieve o arena?

Vallter 2000 es un mirador al Mediterráneo. Y es que desde la cota 2.535, se puede contemplar la bahía de Roses y hasta el Cap de Creus (Costa Brava). Impresionante, ¿verdad? Pero si no quieres ver arena sino buena nieve, las estaciones de Port Ainé y Masella están orientadas cara norte, lo que garantiza una calidad de nieve sobresaliente. Además, desde 2013 Masella ilumina algunas de sus pistas por la noche para que no pare la fiesta. Elige snow o esquí y desciende con la luna de fondo.

5. ¿Huyes de la multitud?

Esquiar es maravilloso pero si eres de esos hipocondríacos que ven multitud cuando hay más de tres esquiadores en la pista, Port del Comte es tu estación ideal. Sus pistas anchas y pendientes para todos los niveles, te harán disfrutar en familia y sin colas. Y por último, pero no menos importante, otra buena opción a tener en cuenta es Tavascan, una pequeña estación en la que podrás experimentar este deporte en su estado más puro y rodeado de gran belleza, para todos los públicos.

Sea cual sea tu grado de amor por la nieve, ya no tienes excusa para quedarte en el bar pegado a la estufa. La nieve está allí fuera esperándote, así que hazte con tu tabla o tus esquís y rompe con la rutina en lo alto de los Pirineos de Cataluña.

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.