A comer!

Los 5 bares más originales de Barcelona

Si hay algo realmente efectivo contra el hastío que te producen el trabajo, un jefe con un humor más variable que el tiempo en Londres y aquellos compañeros de trabajo capaces de vender su alma al diablo por un ascenso son, sin lugar a duda, los colegas.

Si hay algo realmente efectivo contra el hastío que te producen el trabajo, un jefe con un humor más variable que el tiempo en Londres y aquellos compañeros de trabajo capaces de vender su alma al diablo por un ascenso son, sin lugar a duda, los colegas.

Bueno, los colegas y, para qué engañarnos, las cañas y los cafés que nos tomamos con ellos. Pero para que la experiencia sea realmente inolvidable no sirve quedar en cualquier lugar, así que aquí te traigo una selección de locales que, además de saciar vuestra sed, lograrán dejaros con la boca abierta.

1. Coco Vintage Market

De día, uno de los principales atractivos de este local con gran personalidad es la amplia selección de periódicos, revistas y libros que tienen a disposición de sus clientes. De noche, un espacio diferente abre sus puertas a todo el que quiera tomar un cóctel o degustar unas tapas mientras suena música en directo.

2. LaBar

Cualquiera que suela hacer la colada fuera de casa sabrá que la espera puede hacerse eterna. Con el objetivo de hacer más llevadero el proceso de lavado y secado de la ropa nació este local, que combina lavandería con cafetería en un único espacio.

3. Sor Rita

¿Qué puedes esperar de un bar con tapices de leopardo colgando de las paredes, zapatos de tacón en el techo y barbies reconvertidas en lámparas? Ya te lo digo yo: diversión combinada con altas dosis de petardeo. Si su estética kitsch no fuera suficiente para hacer de este un lugar único, el karaoke de los jueves, los domingos de cabaret o los lunes de tarot harán que cualquier día sea perfecto para dejarte caer por allí.

4. Small bar

Piezas de los años 50, 60 y 70 llenan este local que, además de hacer las delicias de cualquier amante de lo vintage, está en constante renovación. Y es que, si un cliente se encapricha de algo, siempre puede llevárselo a casa. Si no tienes ningún interés en comprar, sus combinados son también un gran aliciente para poner un pie en el lugar.

5. El bosc de les Fades

No podemos negar que el bar del Museo de Cera está a la altura de lo que se espera de él. El lugar, en el que se recrea un bosque habitado por criaturas fantásticas y extraños árboles, lleva años fascinando a todo el que se interne en él y, lo que es igual de importante, saciando su sed.

 

mm
Lo primero que hago al llegar a la playa es buscar el punto más elevado al que huir en caso de tsunami. Soy así de previsora. Cuando no estoy buscando salidas de emergencia o comprando conservas para llenar la despensa del búnker, voy al cine, leo, duermo y finjo ser normal.