Conoce

Llévame en tu bicicleta

No sé si lo habré dicho antes, pero yo soy ratón de ciudad; me puede el clima templado, los edificios bonitos, las avenidas arboladas, los bares, los teatros, los museos (¿he dicho ya los bares?)… e ir en bici. La bici es ecológica, es sana, es moderna, es de turistas y de autóctonos, de pijos y de “kumbas”, de antiguos y de modernos, la bici es democracia en estado puro, es infancia, es libertad y es armonía con el entorno. Una bicicleta es un alma libre que transita suave y estética desde las colinas del Tibidabo pasando por Gracia i l’Eixample hasta la Vila Olímpica y el mar.

La bicicleta clásica, en concreto, la que es para admirar además de para circular, con su diseño retro, su color pastel y su sillín de piel, tiene un punto de conexión emocional con el siglo pasado, aunque también pueda ir tuneada hasta los dientes con accesorios digitales cuenta-pulsaciones y demás gadgets odiables.

Y es que la bicicleta no es un medio de transporte, es una manera de ver la vida que tiene mucho de nostalgia pre-industrial, de amor por los días largos, las horas sin prisas, las curvas sin acelerar. Montando en bici no tienes la barrera de cristal del parabrisas, como en el coche, ni la visera del casco, como en la moto… en bici te haces uno con el viento y puedes deslizarte inocente como uno de los niños de Chanquete en verano azul, apreciando todos los matices de la luz del día, las hojas de los árboles, los colores de la calle y los gritos de los patios de los colegios.

Pero no es oro todo lo que reluce. Peripecias bucólicas al margen, hay que reconocer que también hay algo de superhéroe en el ciclista. En una ciudad construida entre montañas, como es la mía, lo de pedalear es sólo para valientes, porque aquí todo lo que baja, sube. Y hay que ver cómo sube…  Para ello es imprescindible un carácter recio, autoexigente y con espíritu de sacrificio. No todo el mundo está preparado para sufrir sobre una bici. Porque en la bici, (siento cortar el rollo) a ratos, se sufre. Y a ratos llueve, hace frío, mucho calor o la pendiente es de más del 5%.

Fotos: Volavelo

Pero es un sufrir con gusto, de los que no pica, porque “eres” de bici, como quien es de campo, de playa o de ciudad. Hay cosas que no tienen remedio, y la afición a la bici es una de ellas. Para los que no lo entienden (y me recuerdan a menudo que el motor se inventó hace años) hay que decir que la satisfacción del deber cumplido compensa holgadamente las agujetas. Si además tienes la suerte de hacerlo sobre una preciosidad como esta bicicleta urbana, entonces ya es sufrir con estilo, y sabe a gloria :)

·Miss H·

Mi plan es bailar hasta que todo se solucione.

Mi plan es bailar hasta que todo se solucione.

Comentarios


Las migas de las cookies:
La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros para obtener datos de lo que haces y saber qué es lo que realmente te interesa. Nuestra política de cookies garantiza tu seguridad y tu disfrute mientras estás aquí. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que aceptas el uso que hacemos de las cookies. De lo contrario, huye sin remordimientos, que no somos rencorosos. Dale al botón si quieres conocer los intríngulis de las cookies y sus migas. Gracias por estar aquí, y feliz navegación. En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte información relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.