Las colecciones de verano ya empiezan a protagonizar los escaparates y tu armario pide a gritos el cambio de ropa. La aplicación del tiempo de tu móvil te indica que el sol está cada vez más cerca y que viene para quedarse. Sí, mayo empieza a ser sinónimo de bañador, bikini, toalla y muuucha playa. Y si tus hijos son de esos que no paran quietos a no ser que les des un cubo y una pala, he aquí la solución a todos tus problemas. Te dejamos con una selección de las mejores playas de Castellón en la Comunitat Valenciana para pasarlo en grande en familia.

1. Arena blanca, un castillo y mucha marcha

La arena blanca de grano grueso y las vistas espectaculares del Castillo del Papa Luna son algunos de los rasgos que caracterizan la Playa Norte de Peñíscola. Se trata de la más cercana al casco antiguo y dispone de un extenso paseo marítimo ideal para pasear en familia, ya sea andando, en bicicleta, o haciendo algo de deporte. Además, la playa cuenta con una zona infantil para que los más pequeños disfruten también del buen tiempo; y, si te gusta la aventura, podrás practicar vela, windsurf y alquilar desde motos de agua hasta patines acuáticos o canoas.

2. Un baño en forma de concha

Sin duda una de las más emblemáticas, la playa de La Concha, en Oropesa del Mar, es un oasis de paz perfecto para desconectar. Compuesta por casi un kilómetro de arena fina y dorada, enamora a todo el que pasea por ella. Ubicada en una bahía cuya forma la bautizó como “La Concha”, es una de las playas más animadas del verano, ofreciendo actividades que van desde tai-chi o yoga hasta todo tipo de juegos y concursos infantiles. Está adaptada para personas con movilidad reducida y dispone de un paseo marítimo que da acceso al puerto, a un faro y a otras calas donde encontrarás más tranquilidad, según la época del año que decidas plantar tu toalla en esta zona.

3. Playa resguardada vale por dos

¿Amas la playa pero huyes de las corrientes y te sientes mejor si estás resguardado? Esta playa es perfecta para ti. Ubicada en Benicasim, la playa Els Terrers es una de las más protegidas y resguardadas, gracias a los espigones que la protegen de las corrientes. Sus aguas suelen ser tranquilas, perfectas para encuadrar la mítica foto de flotador flamenco que todavía le falta a tu feed de Instagram. Es una de las favoritas para las familias que buscan diversión bajo el sol, sin tener que preocuparse por el viento. ¡Ah! Y, si quieres iniciarte en algún deporte acuático, este es el lugar perfecto para hacerlo. Dispone de una escuela de vela donde podrás experimentar solo o en familia, la modalidad que elijas. Y para terminar… no te vayas sin antes dar un paseo por alguna de sus amplias pasarelas de madera mientras tu bronceado va cogiendo forma ;)

4. Buenas vistas y mucha vegetación

Ubicada en Alcalá de Xivert, sus 500 metros de amplitud, su arena fina y sus vistas a la Sierra de Irta dejan a cualquiera con la boca abierta. La Romana es la playa perfecta si lo que buscas es dar un paseo tranquilo en familia. Además de contar con un área de juegos infantiles, dispone también de largas pasarelas de madera rodeadas de vegetación natural que se amplían formando miradores para que puedas maravillarte con las vistas a la sierra de las que goza esta playa. Un plan genial que no puede faltar en tu “to-do list”.

5. Ideal para los más peques

Tus niños son muy monos, sí. Pero cuando los llevas a la playa corren como si no hubiera un mañana hacia el agua y a ti te da taquicardia porque, aunque ellos no lo sepan, no nadan precisamente como Michael Phelps. Pero entonces descubres la playa Norte de Chilches, conocida popularmente como la playa de Les Cases, y puedes respirar tranquilo. Se caracteriza por estar bien protegida por un dique que hace que tenga poca profundidad, y sea perfecta para los niños. Es idónea para dar paseos, ya que sus 850 metros de longitud y 50 de ancho, invitan a recorrerla bajo el sol. Para los deportistas cuenta con una zona de pinos y restos de jardines de antiguas casetas de primera línea de playa, donde se organizan todo tipo de actividades. Además, dispone de un mirador que se adentra hacia el agua proporcionando unas vistas únicas al borde del mar.

6. Con manantiales subterráneos

Una playa es mucho más auténtica si tiene marineros, y esto ocurre en Les Fonts. Situada en la zona de Alcalà de Xivert-Alcossebre, se encuentra en pleno ambiente marinero gracias a su pueblo más cercano. Es una playa muy bien protegida por dos paredes de piedra que la convierten en un lugar ideal para disfrutar con los pequeños de la casa de un día de sol, arena y muy buen rollo. Pero lo que hace a este lugar realmente especial son los manantiales subterráneos que surgen y cruzan la arena en una pequeña bahía. Además, si buscas darle a tu cuerpo alegría macarena, en Les Fonts encontrarás uno de los chiringuitos más animados de la zona, además de zonas para jugar al baloncesto y al voley playa entre otras muchas actividades, también para niños.

Y, si después de leer estas inmejorables opciones, todavía no has ido en busca de tus nuevas chanclas, no sé a qué esperas. Ya tienes 6 motivos más para visitar Castellón ahora que el buen tiempo y las ganas de verano llaman a tu puerta. ¿Con cuál te quedas?

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.