No sabes muy bien porqué, pero a veces piensas en la casa de tus sueños. Un montón de luz, amplitud, un jardín de esos que parece que se cuidan solos y una cocina tipo Master Chef. Pero, ¿y si te dijeran que vas a acabar viviendo dentro de un contenedor marítimo reutilizado? Seguro que se te pondría cara de póker y rechazarías la idea con una risa nerviosa. Aun así, no te adelantes; todavía no has visto las mil y una maravillas que se pueden lograr con uno de esos viejos contenedores. ¿Are you ready?

1. Un diseño de lo más TOP

Tú no lo sabías, pero no necesitás más que tres contenedores marítimos reutilizados para vivir como un rey. Los arquitectos James&Manu lo han demostrado con su “Casa Manifiesto” en Chile, que se trata de un hogar completamente sostenible y autosuficiente. Uno de los tres contenedores está dividido en dos partes que hacen las veces de soporte estructural de los dos contenedores de la primera planta. En total se consiguen 160 metros útiles, pero eso no es todo, ya que la base se desplaza ligeramente en uno de los lados y se crean espacios exteriores que son aprovechados como terraza. Se trata de un diseño que no solo es bioclimático, sino que se adapta también a la ubicación geográfica. Sorprendente, ¿verdad?

2. Cambia de piel cual serpiente

Según James&Manu, la casa se viste y desviste en función de la época del año mediante una piel solar transventilada que se encuentra tanto en las fachadas como en las cubiertas. Sería algo así como una serpiente que deja a un lado su pellejo cuando no lo necesita, y más tarde se enfunda en uno nuevo. Esta casa se viste en verano con una piel para cubrirse del sol, manteniendo así el interior fresquito de forma natural. Pero en cuanto llega el invierno cambia de estrategia para captar los rayos de sol y contrarrestar las bajas temperaturas exteriores. Olvídate de altas facturas con esta casa inteligente ;)

3. Presume de materiales reciclados

Es importante subrayar que esta magnífica casa está hecha con un 85% de materiales reciclados, reutilizados y no contaminantes. Esto va desde los propios contenedores hasta el corcho natural ecológico que se emplea como aislamiento térmico bajo el suelo, o la madera de laurel reutilizada para los muebles de cocina y armarios, entre muchos otros materiales. Cada vez hay más formas de reciclar, ¿por qué no empezar con tu propia casa?

4. Apuesta por las energías renovables

¿Qué mejor energía que la del propio sol? Las cubiertas de la “Casa Manifiesto” permiten controlar la entrada directa del sol a través de los ventanales, que se levantan al máximo cuando hace frío para generar una especie de efecto invernadero, y se bajan más o menos en verano para conseguir una ventilación natural. Además, emplea placas solares para que este hogar tenga una autonomía energética del 70%. Además de ahorrar…¡contribuyes con el planeta!

No lo pienses más y si todavía no te has independizado, o si estás pensando en mudarte, ve en busca de tu contenedor favorito y personalízalo a tu gusto. Hay mansiones menos cómodas que esta casa, y te aseguras aportar tu granito de arena a la construcción de un mundo mejor y más sostenible.

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.