Viaja

Hong Kong: Entre Blade Runner y Jurassic Park

Me gusta mucho la descripción que la cantante Shura dio cuando vino a Hong Kong a tocar y se la robo cada vez que tengo la ocasión: “esta ciudad es una mezcla entre Blade Runner y Jurassic Park”. Pues en ese paraje de rascacielos futuristas a pocos metros de montañas e islas me tocó pasar el semestre pasado a modo de intercambio universitario.

La cosa es que al hacer el plan de lo que hacer yendo allá, todo me daba bastante lo mismo: que si ir a visitar el Gran Buddha, que si mejor un templo con 10.000 Buddhas… Ya me imaginaba a mí misma al salir de clase comentando en un grupo de Whatsapp de extranjeros “oye, ¿hoy a la tarde os hace ir a Sham Shui Po? Me han recomendado un Buddha que aún no hemos visto”. Y mira, que no tengo nada en contra de un Dios tan body positive, pero #suficiente.

Total, que no me costó descubrir que en Hong Kong se cocía mucho más de lo que enseñaban las búsquedas preliminares de Google. En una ciudad que se mueve tan rápido, lo importante es estar tú también en constante movimiento, y disfrutar de lo que se cuece en la ciudad en cada momento.

Y por ello, he aquí una pequeña lista de eventos que pude encontrar en una cortísima franja de 3 meses.

Pokémon: La Película en XXX

Uno de los sitios que tuve el placer de descubrir desde un principio fue un local que se llama XXX. No, no es un videoclub porno. Lo prometo. XXX es una especie de local que se encuentra en unas naves industriales en el barrio de Mongkok, en el centro de la ciudad. El sitio es la definición exacta de donde tus padres se imaginan que estás cuando no contestas al teléfono (solo que posiblemente también descuartizada). Esto no pone pegas (incluso seguramente contribuye) a que el local sea el sitio más “in” entre la chavalería alternativa de la ciudad, y los eventos que organizan allí (desde conciertos a exposiciones de arte) están a la altura de lo prometido.

XXX contribuye al patrimonio cultural de la ciudad a su manera, con un catálogo de películas que nada tiene que envidiar al ciclo de cine croata de los 70 que se están marcando en tu filmoteca de confianza. Desde Space Jam a una programación doble de capítulos de Black Mirror, pasando por esta obra maestra de la animación que se llama Pokémon: La Película, que ni si Miyazaki y Michael Bay hubiesen tenido un hijo salía tal cosa. Y. Todo. Gratis.

A todo esto ojo con este detalle en la descripción del evento:

Traducción: La película forma la primera parte de una trilogía informal, junto a In the Mood for Love (estrenada en el año 2000) y 2046 (estrenada en 2004).

Yoga con techno de fondo en XXX

Lo de XXX no se queda ahí. Aquí se refuerza una teoría personal de que el local se mantiene a flote por negocios ocultos de drogas que ocurren detrás de las paredes, con unas catas de mercancía algo habituales. Primero porque alguien pensó que una buena prefiesta, un sábado antes de salir, es hacer yoga. Y segundo porque para relajar cuerpo y mente no hay nada mejor que Skrillex.

Zentai Walk

A mis 22 años, soy una persona relativamente joven, y pongo todo mi empeño para mantenerme jovial de cuerpo y alma llevando todas las modas y todos los trending topics al día: escucho vaporwave (que es, entre otras cosas, música de ascensor mezclada con soniditos de videojuegos), veo películas de James Benning compuestos por planos fijos de nubes, y abro mi mente hasta el punto en el que puedo entender que haya gente a la que le guste Gym Tony. Pero una da de sí hasta cierto punto. Veo que hay algo que se llama “zentai walk” en una galería y me doy cuenta de si algún día estuve en la onda, resulta que cambiaron la onda y ahora estoy fuera de onda.

Mejor una imagen que yo no tengo ni idea de cómo explicar qué es esto.

 

Si a ti también te pasa algo así puedes hacer dos cosas: o te quedas en tu casa, resignado comiendo helado mientras ves ‘Qué tiempo más feliz’ o coges tus cosas, vas a dicha galería y te unes a esta Zentai Walk.

Elecciones presidenciales de EEUU patrocinadas por Emack and Bolio’s

Es cierto que lo que salga en el gobierno en Estados Unidos nos afecta a todos, pero lo de Hong Kong es un delirio. Una heladería llamada Emack and Bolio’s (una especie de Ben and Jerry’s, porque el helado se hace entre dos personas o no se hace) organizó un evento multitudinario, con pantallas enormes siguiendo el recuento de los votos y con helado gratis a todos sus asistentes. Que suena muy bien si no contamos que los diferentes husos horarios existen y que el helado se servía a las 7 de la mañana de un miércoles. Y que tire la primera piedra el que no se atreva a sacrificarse a manos de una indigestión por helado gratis.

Una indigestión y diabetes tipo 2 también, pero eh, HELADO GRATIS.

 

Porque si organizan todo esto, no querría imaginarme qué montarían si Hong Kong participase en Eurovisión (que no descarto nada, mírese Australia).

Bonus track

Los organizadores de este evento de venta de libros tenían las cosas muy claras a la hora de poner referencias horarias.

Traducción: Vamos a hacer un directo a las 9 am, Miércoles, 28 de Septiembre (hora de Ourense), 3pm, Miércoles, 28 de Septiembre (hora de Hong Kong), para nuestra introducción del caso de la venta de libros en el 82 Congreso Internacional PEN. ¡Estad atentos!

En conclusión, recomendación personal

Si vas a viajar a Hong Kong infórmate de qué se cuece en la ciudad en ese preciso instante. Vete a ver Buddhas y templos y come dim sum y hot pot, pero aprovecha para hacer cosas que otra vez que vayas no podrás hacer porque son cosas puntuales, cosas a las que va la gente local que ya están aburridos de ver cosas estáticas de su propia ciudad. Acepta el ajetreo natural de la ciudad y únete a su carro.

Comentarios


Las migas de las cookies:
La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros para obtener datos de lo que haces y saber qué es lo que realmente te interesa. Nuestra política de cookies garantiza tu seguridad y tu disfrute mientras estás aquí. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que aceptas el uso que hacemos de las cookies. De lo contrario, huye sin remordimientos, que no somos rencorosos. Dale al botón si quieres conocer los intríngulis de las cookies y sus migas. Gracias por estar aquí, y feliz navegación. En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte información relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.