Está sonando

Hombres G resucita sin haber muerto

Después de más de 30 años y 12 discos, sacan "Resurrección", el mejor disco que han hecho nunca, según el propio David Summers.

Los Houdinis siempre os explicamos a qué lugares viajamos, qué comemos, cómo nos entretenemos en las frías tardes de invierno y en definitiva, cómo echarle morro a la vida para que nos salga (casi) gratis. Pero nunca desvelamos la banda sonora de todo ello. Hoy, sin embargo, romperemos el silencio y desvelaremos un gran secreto: los Houdinis (al menos uno de ellos) escuchamos Hombres G.

Recordad que somos un tipo de persona cool, que huye de lo mainstream y que sabe reconocer la calidad más allá de las modas y el paso del tiempo. No hay necesidad de volver a los tupés, las hombreras y los zapatos raros… pero todos sabemos que un toque vintage aporta solera. El grupo por excelencia de los 80 (movidas aparte) está formado por cuatro tipos de esos que ves y piensas: “podrían ser perfectamente mis amigos”. Cuatro tipos con los que saldrías de copas y te irías a cenar, porque hacen buena música y transmiten buen rollo, diversión, reflexión y, de vez en cuando, ñoñería, que una vez al año no hace daño.

Todo esto para decir que Hombres G saca disco y anuncia gira.

No todo el mundo ha sabido apreciar a tiempo todo lo que han hecho estos chicos, pero aún así nunca han desfallecido. Después de más de 30 años y 12 discos, sacan “Resurrección”, el mejor disco que han hecho nunca, según el propio David Summers.

Resurrección es un gran nombre, dónde va a parar. Después de tirar polvos pica-pica a doquier y hacer bailar a medio mundo con sus Chicas Cocodrilo o con Marta tiene un marcapasos; después de crear himnos como Voy a Pasármelo bien o Lo Noto, este “Resurrección” tiene un punto de reivindicación de un legado quizá poco valorado y de un futuro prometedor.

Los Hombres G hacen todos los años una gira mundial en la que llenan cualquier espacio de cualquier tamaño en España, meten más de 25.000 personas por concierto en México y cuelgan sold out en míticos escenarios de Los Ángeles o Nueva York. El propio Summers declaró sin tapujos “somos de los mejores grupos del mundo”. Sin embargo, su vida autónoma, fuera del sistema y de las grandes discográficas, les ha granjeado pocas amistades públicas, hecho que explica que desde hace unos años están excluidos de las listas de éxitos y de la valoración de sus giras como lo que son: una máquina de llenar conciertos, uno tras otro, con fans de todas las edades, fieles y apasionados como una afición sagrada que se transmite de padres a hijos.

Así nos encontramos con Resurrección: un disco de Rock. Y empieza fuerte: Con los brazos en cruz, el primer single, es duro, descarado, muy Hombre y muy G. Tanto rock, que es casi casi M-Clan en cálido y en voz de Summers. El resto, aún a la espera de darse a conocer, promete. No faltarán las baladas Summerianas ni los guitarreos gamberros, ni la cuidada sección vocal ni los vientos del gran Juan Muro. Hombres G resucita sin haber muerto. Qué maravilla.

Y sí, también había quien decía (pobres) que Los Rolling molaban más que los Beatles porque decían que eran los chicos malos del rock. Pero yo lo tengo claro: Hombres G molaba más que la movida en su día y mola más que el reggaeton a día de hoy. Resurrección y larga vida al auténtico pop español.

mm
Cantante asmático y carismático, abogado del diablo más por oficio que por convicción. Viajero, vividor y trotamundos, voy de gira porque me toca. No soporto a la gente gris ni a los cobardes. La vida es música, música, música.