Hemeroteca

Gijón: 7 secretos que pocos conocen de la capital asturiana del mar

Gijón, o Xixón, siempre es una sorpresa: Para los que la visitan por primera vez y para los que no pueden evitar repetir.

Escaparse a la “capital del mar” de Asturias es un placer para los sentidos, es una explosión de vivencias irrepetibles y una obligación si quieres divertirte. Date un baño en la playa de San Lorenzo después de desayunar, haz una ruta a lomos de un caballo por la espectacular senda de El Rinconín antes de comer, date una vuelta en globo en vez de echarte la siesta, tómate una sidras en Cimavilla y no dejes de bailar por la noche acudiendo a alguno de los conciertos que marcan la agenda de la ciudad cada fin de semana. Coge aire, aire puro, y prepárate para vivir siete experiencias que te dejarán huella en la memoria y que pocos conocen.

1. Ahorra en zapatillas

¿Quién ha dicho que para conocer una ciudad hace falta tirar de largos paseos a pie? Es una opción, claro está, ¿pero por qué no subirnos a un globo y disfrutar de una vista única? La paz y el silencio que se respira allí arriba te permitirá admirar de golpe la playa de Poniente, la escalerona de San Lorenzo o el muelle pesquero en plena ebullición. Es un paseo de 30 minutos irrepetible, donde podrás llegar a divisar otras ciudades, como Lluanco o Avilés, en días despejados. Aunque claro, si eso de las alturas no es lo tuyo no te preocupes, porque otra forma divertida y diferente de ver Gijón es “calzarte” un Segway. Seguro que los has visto por la televisión pero nunca te has subido en uno. Recorrerás en poco tiempo los puntos claves a visitar y sin peligros gracias al carril bici existente en buena parte de la ciudad. Circula hasta la parte alta de Cimavilla, pasea por el parque de Isabel la Católica, recorre el puerto deportivo y cuenta las escaleras de acceso a la playa de San Lorenzo sin poner un pie en el suelo.

OKGijon4
Gijón en globo por Flavio Lorenzo Sánchez.

 

2. Saca tu lado salvaje

Está claro que Gijón te permite hacer excursiones únicas donde el mar y la montaña se entremezclan de forma caprichosa. Aunque la experiencia se convierte en única si lo haces a lomos de un caballo. Las mejores excursiones son las que te llevarán desde El Rinconín hasta La Ñora, donde encontrarás playas solitarias y acantilados de película. Atravesarás el parque de la Providencia, un espacio natural que desemboca en el agreste cabo de San Lorenzo, uno de los lugares más visitados de la ciudad. Aunque si lo que buscas es ser el más original de tus amigos, tienes que probar el Arborismo, una forma nueva de hacer turismo consistente en hacerlo yendo de árbol en árbol, pero sin tocar el suelo. Hay unas rutas marcadas con las que sentirás la adrenalina por todo lo alto.

3. Deja que el Cantábrico te mime

No hay nada mejor en una escapada que darse un capricho y Gijón te ofrece la posibilidad de desconectar y relajarte hasta que pierdas la noción del tiempo. El agua del mar Cantábrico será tu gran aliada cuando entres en el Balneario de Talasoponiente, un gran centro termal situado en la playa de Poniente donde siempre es verano. Allí te sumergirás en un mar de piscinas para deshacerte del estrés. Regálate un masaje balinés, aprovecha para hacerte un peeling o reafirma tu figura con tratamientos estéticos de última generación.

gijonbuena
El puerto de Gijón por Manuel.

 

4. Paladea las estrellas

Literalmente, en Gijón podrás comerte las estrellas. Y es que, entre su destacada oferta gastronómica, podrás algunos de los mejores restaurantes del país: La Salgar y Auga (ambos con estrellas Michelín). Además la ruta Gijón Gourmet te propone que conozcas la ciudad dándole un mordisco a sus mejores fogones. Si eres goloso, también puedes optar por un menú degustación de las 16 especialidades más dulces de la zona en las pastelerías más apetecibles de Gijón, en confiterías tan auténticas e irrepetibles como La Fe, Pomme Sucre o Biarritz.

5. Riégate de sidra

La bebida más famosa de Gijón esconde mucho más de lo que imaginas. Porque la sidra tiene historia y merece la pena empaparse de ella. Visitar los llagares para saber conocer en primera persona todo el proceso de elaboración es una lección de enología que no olvidarás. Aprenderás a degustar la sidra como nunca antes habías hecho y, por supuesto, te convertirás en todo un experto en el arte de escanciar. No encontrarás nada más divertido que poner en práctica lo aprendido en el Globo, uno de los lugares más emblemáticos y de paso obligado para beberse unos culines.

 

6. Fúndete con el mar

Aprovéchate del Cantábrico y sácale jugo. Lejos de las aglomeraciones estivales de otros mares, Gijón te ofrece la posibilidad de fundirte con sus aguas con todo tipo de actividades. Bucear por primera vez es una sensación que marca para siempre. Las aguas cantábricas están repletas de vida y colorido. Aprovecha las olas para mantener el equilibrio en una tabla de surf o conviértete en un remero de élite en cualquiera de las 10 playas de la ciudad. Si prefieres disfrutar del mar sin mojarte un pelo, no te pierdas los descensos en rápel en la playa de La Ñora, donde podrás visitar impresionantes cuevas labradas por las olas que muy pocos pueden ver.

7. Baila sin parar

La música está presente en cada esquina de Gijón. Desde los bares de Cimavilla a las carpas montadas con motivo de la Semana Negra, la ciudad se mece al ritmo de la música. No olvides consultar el programa de La Laboral, epicentro cultural de la ciudad en cualquier época del año. Y si quieres un baño de multitudes, ¿por qué no ir a ver a Lenny Kravitz o a Elton John este mes de julio? ¿Acaso prefieres pasar una noche con Joaquín Sabina o Alejandro Sanz? Todos ellos van a pasar por Gijón en los próximos meses. Aunque si prefieres las nuevas tendencias no puedes perderte Gijón Sound Festival o el Laboratorio de Electrónica Visual (LEV), que sitúan a Asturias en el mapa internacional de la música más vanguardista.

Después de haberte revelado estos siete secretos va a ser difícil que no quieras repetir, una y otra vez, tus escapadas a Gijón. Una ciudad que desafía a la lluvia contando con muchos más días soleados de los que te imaginas. Una ciudad que nunca duerme, con ambiente en sus calles de sol a sol. Una ciudad que, como la sidra, saborearás a pequeños sorbos.

OKGijon3
La playa de Gijón por Manuel.

 

 

Javier Silvestre Grau, licenciado en Periodismo por la Universitat Ramón Llull (Barcelona). Ha colaborado con los principales medios de comunicación españoles (La Vanguardia, El País, Onda Cero, ABC Punto Radio, Antena 3 y Cuatro) y autor de la novela La Revolución de los Ángeles.

Comentarios


En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte información relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.