Come

En busca de la caña perfecta: 8 expertos nos ayudan a encontrarla en Madrid

28.04.2017
'Vamos a tomar una caña'. No hay frase que emocione más a un houdini. Elegir el mejor bar de la zona, sentarse entre los lugareños y esperar a que nos traigan ese delicioso brebaje en un vaso, o jarra, bien fría. Pero, ojo cuidado, hay muchos obstáculos que salvar antes de conseguir la caña perfecta. ¿Estará rica? ¿Traerá tapa? ¿Nos costará una fortuna? Por eso, hemos recurrido a auténticos expertos en esto del bebercio para que nos aconsejen dónde encontrar la perfección hecha cerveza en una ciudad tan grande como Madrid.

Màxim Huerta

Escritor, periodista y viajero empedernido

“Me gustan las cañas de Las nieves (Calle de Jerónimo de la Quintana, 1). Castizo de verdad, sin bombillas de filamentos, con máquinas tragaperras y tapa contundente. Bizarro y bravo. Aunque tal vez no sea muy fino… Suelo ir también a Traveller (Calle San Andrés, 32), Varsovia (Calle de San Andrés, 33), el Camacho (Calle de San Andrés, 4) y la Ardosa (Calle de Colón, 13). Quedaos con todos”.

Una publicación compartida de Samuel (@sr_zampon) el

Mònica Escudero

Comidista, articulista y funambulista

Como buena experta en esto del comer y el beber -en todas sus variantes mundiales y, posiblemente, planetarias-, lo suyo es ya ‘cañas Deluxe’. “Son unas cañas un poco raras, pero en la Ardosa (Calle de Colón, 13) tienen Punk Ipa. Con las ortiguillas y las gildas va de muerte”. Ojo, que hay otra Ardosa en el barrio de Chamberí (Calle de Sta Engracia, 70). ¡No confundirse!

Una publicación compartida de Alba Trueba (@happychorizo) el


Xavi Rodríguez

Locutor, presentador y experto cervecero

“Recomiendo lo que yo llamo el ‘Triángulo de las Bermudas’: empezamos en Los Torreznos (Calle de Goya, 88), junto al Palacio de Deportes. El nombre lo dice todo, unas cañitas acompañadas por esos espectaculares torreznos que vienen haciendo desde 1956. Seguimos en De Pura Cepa (Calle de la Fuente del Berro, 31). En este caso acompañaría las cañas con unas berenjenas con queso de cabra y miel que han provocado desmayos incluso entre amigos cordobeses. Y cerramos el triángulo en un clásico, La Castela (Calle Dr. Castelo, 22). En esta parada final uno ya se puede soltar y acompañar las cañas con un variadito de tapas, las que sean, no fallan en ninguna”.

Diana Aller

Escritora, feminista y reina de la pista

“Como deporte, el 100 montaditos de la calle Montera, que aunque a muchos les parecerá lo peor, es esnobismo puro, porque no se me ocurre un plan mejor que degustar una cerveza que no está nada mal con aperitivos y guiris al rededor que no entienden lo que decimos o criticamos… Luego tenemos el Santa Bárbara (Plaza de Sta. Barbara, 8). Es delicatessen pura la cerveza. Hay que pedir ‘un cristal’, porque es el vaso de cristal de la medida y grosor exactas para degustar una de las mejores cervezas de Madrid. Y por último, y esto ya es filiación personal, La Mirinda (Plaza Dos de Mayo, 4). Ahí estoy todos los viernes, con mis hijos, sus compañeros del cole y los padres de éstos. La plaza en sí misma es un continente propio. Hay homeless, emprendedores, adolescentes, lateros chinos, perros… Y todo sabe mejor rodeados de tanta diversidad”.

Sergio C. Fanjul

Periodista, columnista y freelancista

“Me inventé una cosa que se llama el Fresh Bankin’ y es lo que suelo hacer. El eslogan está tomado de ING Direct -creo- pero se lo arrebaté a la gran empresa para ponerlo al servicio del ciudadano. El Fresh Bankin’ consiste en beber latas de cerveza sentado en un banco público cuando tienes más de 30 años -antes es botellón-. Madrid es una ciudad perfecta para el Fresh Bankin’, sobre todo en primavera. Pero si lo que buscas es un bar de verdad, hay uno en Lavapiés, muy cutre e ingentrificable, que se llama El Jamón (Calle de Lavapiés, 47). Tiene el menú más barato de Madrid -unos 7,50 euros o así- y se come, bueno, regular, pero es muy barato. Eso sí, tienen de las mejores albóndigas del s. XXI, y una terraza muy estrecha, casi parisina, enfrente de los restaurantes indios de la calle Lavapiés. Ahora se pueden ver pasar desde ahí a los turistas con sus trolleys”.

Agustín Gómez Cascales

DJ, periodista y agitador nocturno con solera

“Las cañas más cool de Malasaña -¡rima!- en Cazador y Casa Macareno. Cazador (Calle Pozas, 7) es un punto de encuentro imprescindible de la modernidad y la juventud madrileña. Un hervidero de ideas y looks totales en un local perfecto para capear cualquier día de la semana. Casa Macareno (Calle de San Vicente Ferrer, 44) es la perfecta reinvención de una taberna clásica, de la que conserva decoración –restaurada-, ideal para un tapeo que recoge la esencia de la Malasaña más cool”.

Paco Tomás

Periodista, guionista y DJ redimido

“Me ha costado decidirme pero he pensado que me quedo con el Casa Macareno (Calle de San Vicente Ferrer, 44). Tiene un vermú riquísimo y se come fenomenal. Hace tiempo que no iba porque allí conocí a un tío que me hizo daño pero superada la herida, he recuperado los buenos hábitos y he vuelto”.

Hughes

Columnista, crítico y madrileño adoptivo

Tras confesar que no es de los que se pasan el día en la calle -¡ya será menos!-, se arranca con su recomendación. “Es un lugar de culto. Colosimos Pub (Calle Ortega y Gasset, 67). Un pub de entresuelo con una barra a la antigua y un barman legendario sacado directamente de Scorsese. Buenos cócteles y terraza”. ¿Qué más se puede pedir?

Palabra de Houdini:

Y como aquí todos hemos venido a dar la cara por nuestros sitios favoritos, permitidme que, como Houdini y amante de la cerveza -‘inserte aquí imagen de Homer Simpson babeando’-, también haga lo propio. La Perejila (Calle Cava Baja, 25) es el sitio más acogedor que vamos a poder encontrar. En pleno corazón de La Latina, a dos pasos del rastro y al lado del mítico Casa Lucio, ofrece un ambiente estupendo, unas cañas riquísimas y unas tapas que todavía son mejores. Además, puedes quedarte mirando todos los detalles de su decoración durante horas. ¡Camarero, otra ronda!

Uno de los chinos japoneses que inventó la confusión

Comentarios


Las migas de las cookies:
La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros para obtener datos de lo que haces y saber qué es lo que realmente te interesa. Nuestra política de cookies garantiza tu seguridad y tu disfrute mientras estás aquí. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que aceptas el uso que hacemos de las cookies. De lo contrario, huye sin remordimientos, que no somos rencorosos. Dale al botón si quieres conocer los intríngulis de las cookies y sus migas. Gracias por estar aquí, y feliz navegación. En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte información relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.