Porque pocos territorios abarcan en tan poco espacio tal variedad de ecosistemas y diversidad política, histórica y cultural. Así que lo mejor para hacerse una idea propia de lo qué es Navarra lo mejor es dejarse perder por allí. Excusas para hacerlo hay muchas, nosotros te damos unas cuantas más.

1. Los pinchos de la parte vieja de Pamblona

A los pamplonicas les pirran los pinchos, prueba de ello son las pequeñas miniaturas de su exquisita gastronomía que se pueden encontrar en locales como los  de la Calle San Nicolás, el Baserri por ejemplo, o en el mítico Gaucho, el preferido de los locales.

barra-de-pintxos-1
Foto de Orio Gastronomía Vasca.

2. La ruta de Hemmingway

Imprescindible. Empieza por tomarte algo en el Café Iruña, un clásico con estatua del escritor incluida y sabor antiguo, date una vuelta por la calle Estafeta, pasea por los alrededores de la Plaza de Toros, y date el gran homenaje en el Hotel La Perla, el hotel donde se alojaba Hemmingway.

3. La Selva de Irati 

Después de la Selva Negra de Alemania, la Selva de Irati es el segundo hayedo más extenso y mejor conservado de Europa. Es una inmensa mancha verde de unas 17.000 hectáreas situada entre los valles pirenaicos de Aezkoa y Salazar que se mantiene en estado casi virgen y que vale la pena patear.

txabola-4
Foto vista en Ojo Digital.

4. El Valle de Baztán 

Caracterizado por ser tierra hidalgos e indianos, que regresaron de ultramar con una gran fortuna que invirtieron en remodelarlo, es el municipio más grande de Navarra y en el que se ha conservado mejor su arquitectura típica. En él se pueden encontrar desde palacios y caseríos de piedra rosácea con grandes balconadas; a monasterios y puentes medievales;  bosques; monumentos megalíticos y cuevas; caseríos, con sus grandes tejados a dos aguas, sus dinteles de piedra y sus entramados de madera; etc.

Valle-de-Baztán
Foto de Kuadrillas.com.

5. Las sidrerías en el valle de Bidasoa

La sidra y las sidrerías están por todas partes en el norte de Navarra, pero en el Valle de Bidasoa hay más tradición y por lo tanto más probabilidades de acertar con el ambiente y la comida. Todas las sidrerías navarras tienen en común el ambiente saleroso en torno a sus mesas corridas y sus menús tradicionales: cazuelicas de chorizo a la sidra, tortilla de bacalao, bacalao con pimientos, carne a la brasa y queso con
nueces y membrillo. Pero ojo, que aquí la sidra que se escancia directamente de los barriles, tiene más graduación que en Asturias.

6. Roncesvalles y el camino francés de Santiago

Es el primer núcleo de población que atraviesa en España el camino francés. Le debe todo su patrimonio a la peregrinación (el hospital de peregrinos, la capilla del Sancti Spiritus, la Real Colegiata de Santa María o la Iglesia de Santiago) pero vale la pena recorrerlo.

7. El Palacio de Olite

De estilo gótico, gracias a su buen estado de conservación, cuando uno entra en él se traslada a la época de los reyes de Navarra. Anexo están los restos del palacio Viejo, hoy convertido en parador, y la iglesia de Santa María, uno de los más singulares ejemplos del gótico primitivo navarro.

castillo-de-olite
Foto de Lugares con historia.

Porque pocos territorios abarcan en tan poco espacio tal variedad de ecosistemas y diversidad política, histórica y cultural. Así que lo mejor para hacerse una idea propia de lo qué es Navarra lo mejor es dejarse perder por allí. Excusas para hacerlo hay muchas, nosotros te damos unas cuantas más.

1. Los pinchos de la parte vieja de Pamblona

A los pamplonicas les pirran los pinchos, prueba de ello son las pequeñas miniaturas de su exquisita gastronomía que se pueden encontrar en locales como los  de la Calle San Nicolás, el Baserri por ejemplo, o en el mítico Gaucho, el preferido de los locales.

barra-de-pintxos-1
Foto de Orio Gastronomía Vasca.

2. La ruta de Hemmingway

Imprescindible. Empieza por tomarte algo en el Café Iruña, un clásico con estatua del escritor incluida y sabor antiguo, date una vuelta por la calle Estafeta, pasea por los alrededores de la Plaza de Toros, y date el gran homenaje en el Hotel La Perla, el hotel donde se alojaba Hemmingway.

3. La Selva de Irati 

Después de la Selva Negra de Alemania, la Selva de Irati es el segundo hayedo más extenso y mejor conservado de Europa. Es una inmensa mancha verde de unas 17.000 hectáreas situada entre los valles pirenaicos de Aezkoa y Salazar que se mantiene en estado casi virgen y que vale la pena patear.

txabola-4
Foto vista en Ojo Digital.

4. El Valle de Baztán 

Caracterizado por ser tierra hidalgos e indianos, que regresaron de ultramar con una gran fortuna que invirtieron en remodelarlo, es el municipio más grande de Navarra y en el que se ha conservado mejor su arquitectura típica. En él se pueden encontrar desde palacios y caseríos de piedra rosácea con grandes balconadas; a monasterios y puentes medievales;  bosques; monumentos megalíticos y cuevas; caseríos, con sus grandes tejados a dos aguas, sus dinteles de piedra y sus entramados de madera; etc.

Valle-de-Baztán
Foto de Kuadrillas.com.

5. Las sidrerías en el valle de Bidasoa

La sidra y las sidrerías están por todas partes en el norte de Navarra, pero en el Valle de Bidasoa hay más tradición y por lo tanto más probabilidades de acertar con el ambiente y la comida. Todas las sidrerías navarras tienen en común el ambiente saleroso en torno a sus mesas corridas y sus menús tradicionales: cazuelicas de chorizo a la sidra, tortilla de bacalao, bacalao con pimientos, carne a la brasa y queso con
nueces y membrillo. Pero ojo, que aquí la sidra que se escancia directamente de los barriles, tiene más graduación que en Asturias.

6. Roncesvalles y el camino francés de Santiago

Es el primer núcleo de población que atraviesa en España el camino francés. Le debe todo su patrimonio a la peregrinación (el hospital de peregrinos, la capilla del Sancti Spiritus, la Real Colegiata de Santa María o la Iglesia de Santiago) pero vale la pena recorrerlo.

7. El Palacio de Olite

De estilo gótico, gracias a su buen estado de conservación, cuando uno entra en él se traslada a la época de los reyes de Navarra. Anexo están los restos del palacio Viejo, hoy convertido en parador, y la iglesia de Santa María, uno de los más singulares ejemplos del gótico primitivo navarro.

castillo-de-olite
Foto de Lugares con historia.