Escápate

Piérdete en un paraíso muy cerca de ti

¿Te imaginas que te invitan a pasar unos días en una casita en el campo en Aragón y al llegar te das cuenta de que has aterrizado en un paraíso?

¿Te imaginas que te invitan a pasar unos días en una casita en el campo y al llegar te das cuenta de que has aterrizado en un paraíso? Deja de soñar y ponte en marcha, porque sí, esto es lo que pasa en Aragón.

Balcón, terraza, o montaña

Si te gusta viajar, estarás de acuerdo conmigo en que no es lo mismo una habitación con o sin balcón, y si además tiene terraza, la cosa todavía es mejor. Nos gusta la libertad, cuanto más espacio al aire libre tengamos, mejor. Y es que relacionamos la naturaleza con desconexión, respirar aire puro y perdernos en cualquier sitio. Si buscas una dosis de este remedio contra la rutina, solo necesitas un paseo por las terrazas de Aragón y sus vistas increíbles. Encontrarás lugares como la Bal de Chistau y la tranquilidad que se respira en sus pueblos o el Valle de Benasque y sus alturas escalofriantes, que albergan el mayor número de cimas de 3.000 metros de los Pirineos. Di adiós a los dolores de cabeza mientras te asomas en alguno de estos balcones naturales. Eso sí, no apto para aquellos que sufran de vértigo…

Rincones de película

Dicen que para construir un momento especial, solo necesitas imaginación y un lugar con encanto que acompañe la ocasión. La Comunidad de Albarracín esconde pueblos llenos de magia como Albarracín, que tienen su origen en la Edad Media y te hará viajar en el tiempo. Pero si lo que buscas es movimiento y vida cosmopolita, Zaragoza aguarda un sinfín de secretos dignos de descubrir. ¿Sabías que su casco histórico esconde una playa con chiringuito? Se trata del bar-restaurante Mandanga de la buena, un improvisado chill out perfecto para encontrar cualquier excusa y tomarse algo con los amigos, mientras tus pies descansan en la arena.

No te quedarás con hambre

Si tienes un estómago tipo Obélix estás de suerte. Estas tierras cuentan, no solo con productos autóctonos exquisitos, sino que productos como su aceite, tienen fama a nivel mundial. Vinos de ensueño y todo tipo de delicias, que te harán chuparte los dedos durante un tiempo casi indefinido. Te recomendamos que hagas parada en “La Posada de Lalola”, un hotel rural situado en el pueblo de Buera, Somontano de Huesca. Además de dormir o comer, podrás disfrutar de un momento de película mientras te tomas una copa en su jardín, bajo las estrellas.

No hay vacaciones sin Spa

Y para acabar, no hay nada mejor que el darse un capricho debajo de un chorro de agua caliente, de esos que evaporan hasta los problemas que no sabías ni que tenías. Elige aguas bravas o en calma, solo o acompañado y zambúllete en una experiencia de relax profundo que te dejará como nuevo. Atrévete con las aguas del río Pitarque o descubre la paz que da un bañito en el río Matarraña. El Pirineo Aragonés ha venido para quedarse y solo tienes que moverte un poco para descubrir sus maravillas.

No lo pienses más y empieza a revolver tu armario en busca de los mejores artilugios para tu próxima escapada. Hay demasiados secretos y experiencias allí fuera esperándote como para que te quedes con las ganas. Aragón es mucho más que un lugar en el mundo, Aragón quiere ser tu segunda casa, y de ti depende aceptar la invitación.

Tags : AragónViajar
mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.