A comer!

A ti también te apetece japo, y lo sabes

Probablemente todavía no has podido maravillarte con los paisajes rojizos de Japón, pero conoces su gastronomía casi mejor que la de tu propio país.

Probablemente todavía no has podido maravillarte con los paisajes rojizos de Japón, pero conoces su gastronomía casi mejor que la de tu propio país. Es pensar en sushi y se te hace la boca agua, mientras te preparas para ir en busca y captura de un buen “japo” donde ponerte las botas. Pero espera un momento. ¿A dónde te diriges? Permíteme que hoy te recomiende los mejores sitios de Barcelona y Madrid donde podrás disfrutar de estos  manjares a un precio realmente bueno, gracias a los menús especiales que trae la “Japan Restaurant Week”. Y mientras te decides, descubre un montón de curiosidades de esta cultura tan “trendy”.

TOP 3 Barcelona:

1. En Japón sin salir de BCN

Los 3 restaurantes Ikibana, de fusión japo-brasileña, presumen de tener uno de los sushis más cotizados de la ciudad, y es que su calidad te transporta al Japón más auténtico sin mover un pie de Barcelona. El salmón crujiente de su famoso Copacabana uramaki te hará volar, y es que va acompañado de todo tipo de ingredientes de lo más exóticos. Disfrutarás de un ambiente joven con música de fondo y un sinfín de delicias desfilando entre las mesas.

Dato curioso: ¿Sabías que la palabra sushi proviene de la unión de “su” (vinagre) y “shi-meshi” (arroz)? Eso nos lleva a pensar que cada vez que pruebas este manjar, te estás comiendo pescado con una base de arroz avinagrado, sin darte mucha cuenta. ¿Lo sabías?

Passeig Picasso, 32, Born, Barcelona (Barcelona)

Avinguda Paral·lel, 148, Poble Sec – Paralel, Barcelona (Barcelona)

Carrer Doctor Fleming, 11, Sarrià – Sant Gervasi, Barcelona (Barcelona)

2. La presentación sí importa

Perfecto para una velada con tu media naranja, Sushi Chibi Kokoro es un restaurante muy exclusivo en el que encontrarás una gran variedad de sushi. Tanto platos fríos como calientes, que cuidan todos los detalles de presentación, y tienen como rey de la fiesta al Yakisoba de ternera. No te pierdas tampoco el uramaki relleno con jamón ibérico y queso, cubierto por finas láminas de remolacha y cebolla frita. ¿Verdad que tienes hambre?

Dato curioso: Uno de los elementos más importantes de la comida japonesa es la presentación de sus platos. Para los chefs japoneses, la comida tiene que entrar por los ojos, antes de probarla. De ahí que muchas piezas de sushi parezcan más un cuadro de Picasso que otra cosa.

Calle Béjar, 64, Sants – Montjuïc, Barcelona (Barcelona)

3. Ramen para todos

Hay vida más allá del sushi. Y es que, para los amantes del Ramen o aquellos que todavía no han disfrutado de su sabor exquisito, Madame es el lugar perfecto para descubrir una de las sopas más trendys del momento. Con un diseño de lo más original, podrás comer bajo sus lámparas en forma de paraguas blancos, o cenar contemplando un monumento de sillas y artilugios de lo más original. Te recomendamos el Ramen de miso y el Edamame con  mantequilla, ajo y polvo de ñora.

Dato curioso: Por mucho que tu madre te insistiera en que la sopa no se sorbe, o los espaguetis se cortan con cuchillo para no ponerte perdido, los japoneses opinan que cuanto más ruido hagas cuando comes, más estás disfrutando de la comida. Además, cuenta la leyenda, que sorbido, el ramen sabe mejor. Habrá que probar, ¿no?

Carrer d’en Robador, 22, Raval, Barcelona (Barcelona)

TOP 3 Madrid:

1. Con creatividad sabe mejor

La cocina japonesa más innovadora y creativa se encuentra en 19 Sushi Bar. Podrás saborear verdaderas obras de arte culinarias como las Empanadillas de carne en salsa picante o el Tartar de salmón a la mostaza japonesa, mientras te deshaces con los Niguiris de pez mantequilla con trufa. Sin duda, este es el restaurante que estabas buscando.

Dato curioso: Sabemos que te gusta darle el toque de salsa de soja al sushi, pero según los japoneses más expertos, debe ser solo un ligero toque. Nada de inundar la pieza, ya que perderá toda la esencia. Según esta teoría, deberías mojar solo la parte del pescado, sin que la salsa llegue a tocar en ningún momento el arroz. ¿Serás capaz?

Calle Salud, 19, Sol, Madrid (Madrid)

2. En un reservado, y con mucha suerte

Comer en un reservado, rodeado de peces, con una iluminación relajada y una decoración de lo más encantadora, no pasa todos los días, a no ser que tengas la genial costumbre de ir a menudo al restaurante Nipon Taro. Sin duda uno de los TOP japoneses de la capital, donde probarás desde sashimi hasta arroces de muchos tipos, pasando por fideos marinados con cerveza japonesa.

Dato curioso: si eres de los que le pone sal a todo, debes saber que en la cocina japonesa, la sal es un ingrediente que trae muy buena suerte. No se usa solo para sazonar los platos, sino que es común encontrar pequeños montoncitos repartidos por el local, como señal de fortuna. Además, ¿sabías que los luchadores de sumo echan algo en el tatami antes de combatir? ¡Pues sí, es sal!

Calle Serrano 213, Chamartín, Madrid (Madrid)

3. Como en Nagoya en ningún sitio

Dicen que como en casa en ningún sitio, pero te aseguro que una vez has probado Nagoya, tu casa deja de ser tan apetecible. Sus puertas correderas propias de los tatamis y sus paredes de bambú, te trasladarán al mismísimo Tokio mientras disfrutas de una gastronomía nipona tradicional, pero con la innovación suficiente como para dejarte con la boca bien abierta. Una opción perfecta para ir con amigos, si estáis buscando un “japo” como dios manda, sin salir de Madrid.

Dato curioso: si llegas al restaurante con antojo de sopita, debes saber que en el Japón más profundo, la sopa es un plato reservado para el final de la comida, ya que sirve para lograr una mejor digestión y hacer las comidas más satisfactorias. Curioso, ¿verdad?

Calle Trafalgar, 7, Chamberí, Madrid (Madrid)

Si al leer estas recomendaciones sientes que necesitas con urgencia una inyección de sushi, solo te falta buscar cuál de estos restaurantes queda más cerca de ti o cual te ha abierto más el apetito, y lanzarte a la aventura de comer con palillos.

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.