Trending topic

5 procesiones que te transportarán a Jerusalén en Semana Santa

Si vives en España, hoy descubrirás la forma más auténtica de vivir esta Semana.

Llevas meses mirando el calendario y hasta te has comprado un rotulador permanente para tachar los días que pasan mientras la Semana Santa se acerca poco a poco a ti, como un sueño que ves a lo lejos, y se va volviendo más nítido cada hora. Pero lo mejor de todo es que, si vives en España, hoy descubrirás la forma más auténtica de vivir esta Semana. ¿Estás preparado para conocer las procesiones más impresionantes, que te transportarán hasta Jerusalén sin salir de tu país?

1. Las Palmas de Elche, en Alicante

El Domingo de Ramos es un día de alegría que precede a la Pasión y al sufrimiento que vendrá más tarde. En Elche, decenas de miles de palmas blancas acompañan la procesión de la Borriquita con hojas de palmera, ya que su tierra tiene un Palmeral declarado Patrimonio de la Humanidad. Es tal la abundancia de estas hojas, que no solo se ha convertido en un icono del lugar, sino que además, cada año, desde el siglo XV, los habitantes preparan y envían grandes cantidades al resto de España y a muchos lugares de todo el mundo. Es un espectáculo digno de ver, y en la Ermita de San Sebastián, se exponen los mejores ramos del concurso que organiza la Junta de Cofradías, con verdaderas obras de arte trenzadas y de todos los tamaños.

2. El Yacente, en Zamora

La Semana Santa zamorana es elegante y profundamente sentida. En la noche del Jueves Santo en Zamora, las campanillas del viático y el golpear de los hachones en el suelo con los únicos sonidos que cortan el silencio. El Yacente llena Zamora de grandes cruces de madera y miles de fieles que lo acompañan en su recorrido por las calles, emocionados. La ruta finaliza con la conmovedora interpretación del Miserere, en la plaza de Viriato. Otros momentos muy especiales son el Juramento del Silencio que hace la alcaldesa en nombre de todos los ciudadanos durante la procesión del Cristo de las Injurias, o la austeridad de la procesión de las “capas pardas”.

3. El Cristo Redentor, en Toledo

El barrio de la Judería de Toledo se convierte en el escenario perfecto cada Miércoles Santo, para la procesión del Cristo Redentor. Empieza en el monasterio de Santo Domingo Real, poco antes de medianoche, y lo acompañan las monjas dominicas. La penitencia se lleva a cabo entre los muros del convento, con el sonido de la campana de fondo. El rostro del Cristo es realmente impresionante, ya que muestra un agotamiento casi palpable, y entran ganas de consolarlo. Además, el esfuerzo de los costaleros que lo llevan es digno de admirar, sobre todo en aquellos momentos en que se postran de rodillas para cruzar los espacios más angostos del recorrido.

4. Los Legionarios y el Cristo de Mena, en Málaga

Suenan las cornetas y se hace el silencio para disfrutar de uno de los momentos más esperados y emocionantes de la Semana Santa malagueña. El puerto de la ciudad se transforma a mediodía del Jueves Santo, cuando los legionarios desembarcan para llevar  a hombros al Cristo de Mena, a 180 pisadas por minuto. Suena el “Novio de la Muerte” y los miles de fieles que esperan desde hace horas a la entrada de la Iglesia de Santo Domingo, permanecen en silencio con los pelos de punta. En Málaga impresionan también sus tronos, algunos mecidos por 300 hombres, o la procesión de Jesús “El Cautivo” y María Santísima de la O. Pero si planeas una visita a Málaga para estas fechas, no puedes perderte la Virgen de las Penas, mimada por die jardineros que emplean 3.200 margaritas blancas, 1.800 claveles, paniculata, helecho, rosas y heliconias para tejer su manto.

5. La Madrugá, en Sevilla

Pero si hay una noche capaz de ponerte los pelos de punta en sin duda la del Viernes Santo en Sevilla: la Madrugá. Los pasos y las hermandades llenan las calles con un fervor celestial, y si tienes la suerte de poder ver el paso del Jesús del Gran Poder, te quedarás sin palabras durante (por lo menos) largos minutos. Parece que anda entre la gente, llevado a cuestas por los costaleros más afortunados de la ciudad, y a su paso el silencio es tal, que estremece. Pocas veces se ha visto un respeto igual en mitad de la noche, con tanta gente presente. Conocido como el Señor de Sevilla, deja un rastro indescriptible a su paso, y a pocos metros de esta maravilla, la Macarena ilumina también las calles, cubierta de flores y piropos mientras suena de fondo la orquesta, tocando marchas que son capaces de transformarlo todo.

Esta Semana Santa sal a vivirla como se merece, porque Jerusalén está solo a unos pasos de tu ciudad. Empápate de una de las tradiciones más bonitas de España y acompaña al Nazareno desde la ciudad que más te guste. Pero date prisa en tu elección… porque ya solo quedan tres días más por tachar en tu calendario ;)

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.