Sé que much@s formáis parte de la PCDD (Plataforma en Contra de los Días D).

Que sóis firmes detractores de celebrar las fechas que impone el calendario: día del padre, de los enamorados… porque “cualquier día es bueno para celebrar algo”. Y estoy de acuerdo.

Pero vivimos tan deprisa que a veces nos olvidamos de lo que importa. Y precisamente esos días son como recordatorios-homenaje para esas personas o relaciones que tienen un papel relevante en nuestras vidas.

Y si hablamos de figuras importantes, por supuesto, tenemos que hablar de las madres.

Te podría dar 10 millones de razones por las que se merecen, al menos, un día al año, pero tampoco quiero aburrirte… Así que creo que con 10 será suficiente:

1. Porque la poseíste durante 9 meses transformado su cuerpo y su mente: que si una náusea por aquí, que si quince quilos de más por allá, que si ahora llora porque ve  un perro cojear y le da pena… Y seguro que aún no le has pedido perdón.
2. Porque se levantaba cada 2 horas para darte el pecho, como si fuera tu room service particular, y nunca te ha pasado la factura.
3. Porque hizo desaparecer los monstruos que vivían debajo de tu cama.
4. Porque enmarcaba y exhibía tus dibujos de párvulos como si fueran un Picasso.
5. Porque te ayudó a entender que si un tren sale de Cuenca a las 10h y otro de Murcia a las 11h se encontrarán en Ávila sobre las 12, hora peninsular.
6. Porque es capaz de encontrar cualquier cosa, por escondida que esté (sospecho que a veces las esconden ellas para poder decir  aquello que tanto les gusta  “A que voy yo y lo encuentro”).
7. Porque sería capaz de mover un tanque con el meñique y arrancarle la cabeza a un león sin pestañear si estuvieras en peligro.
8. Porque es como una tienda de conveniencia abierta 24h, 365 días al año: sabes que puedes acudir a ella siempre que lo necesites.
9. Porque aunque tengas 30 años te cuidan y te miman como si tuvieras 3, y eso mola mucho y no hay nadie que lo haga tan bien como ellas.
10. Porque empezó a quererte incluso antes de conocerte y lo sigue haciendo, incondicionalmente, a pesar de tus defectos.

¿ Sigo? podría hacerlo, pero  creo que ya habéis pillado por dónde van los tiros.

Alguien que hace todo esto, y más, altruistamente, no se merece un día, tenéis razón, se merece un mes entero para ella solita.

Así que ya sea el primer domingo de mayo, el tercer lunes de junio o todos los sábados del año, recuerda darle de algún modo las gracias por todo.

Aunque creo que harían falta varias vidas para zanjar la deuda.

Sé que much@s formáis parte de la PCDD (Plataforma en Contra de los Días D).

Que sóis firmes detractores de celebrar las fechas que impone el calendario: día del padre, de los enamorados… porque “cualquier día es bueno para celebrar algo”. Y estoy de acuerdo.

Pero vivimos tan deprisa que a veces nos olvidamos de lo que importa. Y precisamente esos días son como recordatorios-homenaje para esas personas o relaciones que tienen un papel relevante en nuestras vidas.

Y si hablamos de figuras importantes, por supuesto, tenemos que hablar de las madres.

Te podría dar 10 millones de razones por las que se merecen, al menos, un día al año, pero tampoco quiero aburrirte… Así que creo que con 10 será suficiente:

1. Porque la poseíste durante 9 meses transformado su cuerpo y su mente: que si una náusea por aquí, que si quince quilos de más por allá, que si ahora llora porque ve  un perro cojear y le da pena… Y seguro que aún no le has pedido perdón.
2. Porque se levantaba cada 2 horas para darte el pecho, como si fuera tu room service particular, y nunca te ha pasado la factura.
3. Porque hizo desaparecer los monstruos que vivían debajo de tu cama.
4. Porque enmarcaba y exhibía tus dibujos de párvulos como si fueran un Picasso.
5. Porque te ayudó a entender que si un tren sale de Cuenca a las 10h y otro de Murcia a las 11h se encontrarán en Ávila sobre las 12, hora peninsular.
6. Porque es capaz de encontrar cualquier cosa, por escondida que esté (sospecho que a veces las esconden ellas para poder decir  aquello que tanto les gusta  “A que voy yo y lo encuentro”).
7. Porque sería capaz de mover un tanque con el meñique y arrancarle la cabeza a un león sin pestañear si estuvieras en peligro.
8. Porque es como una tienda de conveniencia abierta 24h, 365 días al año: sabes que puedes acudir a ella siempre que lo necesites.
9. Porque aunque tengas 30 años te cuidan y te miman como si tuvieras 3, y eso mola mucho y no hay nadie que lo haga tan bien como ellas.
10. Porque empezó a quererte incluso antes de conocerte y lo sigue haciendo, incondicionalmente, a pesar de tus defectos.

¿ Sigo? podría hacerlo, pero  creo que ya habéis pillado por dónde van los tiros.

Alguien que hace todo esto, y más, altruistamente, no se merece un día, tenéis razón, se merece un mes entero para ella solita.

Así que ya sea el primer domingo de mayo, el tercer lunes de junio o todos los sábados del año, recuerda darle de algún modo las gracias por todo.

Aunque creo que harían falta varias vidas para zanjar la deuda.